An Eternity

An Eternity

Rogelio — They deported me for an unpaid traffic ticket. My wife was on her way with $350 to pay the fine. They put an immigration hold before she got there.

I have lived in Tijuana for 2 years. For me, that’s an eternity. A friend told me about the shelter and I lived here for some time. There are people who come from San Diego to share a taco with us and spend time with us, time that they spend away from their families.

I have volunteered here, too. It feels good to help my fellow companions, especially since we find ourselves in the same situation. They see me in the streets, greet me, and tell me thanks. I wish I had more to offer them, but what little we have we offer to everyone — men, women, children.

I lived in Santa Maria, California, and in Nebraska for more than 25 years. I have a wife, four children, and a grandson in Nebraska. My wife is having a tough time making ends meet. I need to get back. I’ve been deported five or six times. The most I’ve been stuck here was two weeks. This time, it’s two years. We’ve spent the last few days by the fence, wanting to cross. The fog doesn’t want to help us. It doesn’t get low enough to hide us.

There are others here in similar situations. Some [legal matters] need to be settled locally without making a federal case out of it. I don’t know why the government is like this. One tries to demonstrate that we’re in the United States to work. They toss you out of the country without thinking of the consequences. It’s a disaster in each of our homes.

25247262309_5936a4e4c3_o.jpg

Rogelio — Me deportaron debido a una infracción de tránsito que no pagué. Mi esposa estaba en camino con los $350 para realizar el pago, pero ellos me pusieron en retención migratoria antes de que ella llegara.

He vivido en Tijuana por 2 años. Para mi ha sido una eternidad. Un amigo me contó acerca del albergue y he vivido aquí por algún tiempo. Llegan personas de San Diego para compartir un taco y pasar algún tiempo con nosotros, ese tiempo lo pasan lejos de sus familias. 

Yo también he hecho trabajo voluntario aquí, se siente bien ayudar a mis compañeros, especialmente porque que nos encontramos en la misma situación. Ellos me ven en la calle, me saludan y me dan las gracias. Me gustaría tener más para darles, pero lo poco que tenemos lo ofrecemos a los demás, a hombres, mujeres y a niños.

Yo viví en Santa María, California y en Nebraska por más de 25 años. Tengo esposa, cuatro hijos y un nieto en Nebraska. Mi esposa esta teniendo momentos difíciles para poder pagar las cuentas. Yo necesito regresar. He sido deportado en cinco o seis ocasiones. Lo más que he estado aquí han sido dos semanas, en esta ocasión han sido dos años. He pasado los últimos días cerca de la barda, esperando para cruzar, pero la neblina no quiere ayudarnos, no baja lo suficiente para escondernos.

Aquí hay otros en la misma situación. Algunos temas legales necesitan arreglarse localmente sin llevarlos al fuero federal. No se porque el gobierno es así, uno trata de demostrar que está en los Estados Unidos para trabajar. Ellos en cambio te echan fuera del país sin pensar en las consecuencias. Es un desastre en cada uno de nuestros hogares.  

It's Not a Good Place

It's Not a Good Place

In Fashion

In Fashion